220-230 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 220-230 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 17-Jan-2016

7 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

220-230 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

<ul><li><p>MAURICE NICOLL </p><p>COMENTARIOS PSICOLGICOS </p><p>SOBRE LAS ENSEANZAS DE </p><p>GURDJIEFF Y OUSPENSKY </p><p>VOLUMEN 23 </p></li><li><p> 220</p><p>mismo tal como se es en realidad, sera intolerable. Por eso la accin del Trabajo es gradual. Quiz se pueda vez algo algn "Yo" con el que, digamos, no 'Yo' mejor, se simpatiza, pero no es posible liberarse de l mientras no se vea o conozca y se lo prefiera, o mientras no se pueda liberarse de ese "Yo" sin que uno mismo corra peligro. Pero nos referiremos a este tema en la prxima disertacin. Regresemos ahora al significado de ser pasivo. En su sentido ms lato significa ser pasivo respecto a la personalidad, y esto, a su vez, significa ser pasivo hacia s mismo. Es posible ser pasivo ante las objeciones que surgen mecnicamente durante cinco minutos? Pues bien, les aconsejo que observen cmo la personalidad reacciona a todos y a todo en cada instante. Es preciso trabajar sobre esta constante reaccin mecnica con el fin de ser pasivo hacia s mismo. Y esto exige un constante estado consciente de observacin de s. Nadie puede hacerlo por mucho tiempo. Pero se puede practicar el ser pasivo en este sentido por breve tiempo, digamos cinco minutos. Es preciso observar el momento en que se empieza a objetar interiormente observar qu reacciones surgen en uno mismo y tratar de ser pasivo hacia ellas, no hacia la gente que es la causa de que hayan surgido. Es claro? Es preciso ser pasivo a las propias reacciones, no a la gente contra quien se reacciona. Para hacerlo es preciso estar despierto interiormente y ser capaz de ver los diferentes "Yoes" en uno y qu quieren decir y cmo desean obrar en ese momento. Tratemos de aclarar este punto. No comprenden que han adquirido muchas cosas en s mismos a las que toman como si fueran ustedes? No concuerdan en que debido a la educacin, la imitacin, el ejemplo, a todo cuanto les fue enseado, tienen toda clase de ideas, ambiciones, estimaciones, valores, juicios, expectativas, modos de mostrar la antipata y simpata, maneras caractersticas de hablar y, en suma, muchas reacciones tpicas hacia la vida? Y es acaso exagerado decir que todas esas reacciones construidas y adquiridas son por lo general tomadas por ustedes como si fueran ustedes mismos? Las cree necesarias, claro est, o naturales, porque piensa que estn en usted. Pero el verdadero usted, o ms bien, el verdadero "Yo" en usted, no son todas esas cosas a las que se aterra y a las que toma como usted mismo. Si toma esta sencilla base como punto de partida empezar a comprender lo que significa ser pasivo es decir, pasivo hacia s mismo o ms bien, pasivo hacia lo que siempre ha tomado como usted mismo. Para ser pasivo hacia si mismo, es preciso no darse por supuesto a s mismo. No existe tal "Yo" en uno. Cuando una persona, que est por completo identificada con su personalidad adquirida, dice, por ejemplo, "Yo pienso esto" "Yo pienso aquello", el Trabajo contesta: "Qu 'Yo' est hablando?" No ve el poder de esta idea? Y no puede aplicar el poder de esta idea de Trabajo a s mismo? Por cierto no, si no empieza por dividirse usted mismo en diferentes "Yoes". Si se da a s mismo por supuesto como algo slido, no puede producirse en este caso la divisin de s mismo y no ser posible ningn cambio. La palabra 'Yo' le brotar de la boca a cada instante, pero no se dar cuenta que a cada instante el que habla es un "Yo" diferente. Un "Yo" vocifera, otro "Yo" habla tiernamente, y as sucesivamente. Empero no se da cuenta de que cada "Yo" es totalmente diferente. Es un terrible choque para el auto-engreimiento advertir que no hay tal "Yo". Pero a menos que esto empiece a vislumbrarse, nunca ser capaz de ser pasivo hacia s mismo. No puede empezar a ser pasivo hacia si mismo a no ser que se vea a s mismo como muchas personas diferentes por medio de la observacin interior y sepa distinguir sus diferentes "Yoes" y en especial cul es el "Yo" al que nunca debe permitir que se haga cargo de s. La prxima vez hablaremos ms extensamente sobre la identificacin consigo mismo, y las diferentes formas de practicar la separacin interior. Dir aqu que nunca se debe permitir que pierdan su autoridad los "Yoes" que valorizan este Trabajo. Es preciso observar los "Yoes" con los cuales se concuerda. No permitir en uno la compaa de gente inoportuna. Recordar que se es una ciudad, con barrios bajos y calles peligrosas, y tambin hermosas calles y buenos ciudadanos. Recordar que se es una casa llena de sirvientes a quienes nadie controla. </p></li><li><p> 221</p><p>Acaso nuestra primera educacin no nos ense a no salir con gente inconveniente fuera de nosotros? Nuestra segunda educacin nos ensea a no estar acompaados por "Yoes" equivocados dentro de nosotros. Nuestra primera educacin es externa: nuestra segunda educacin es interna. La vida no nos da la segunda educacin. Slo la enseanza esotrica nos imparte la segunda educacin es decir, para quienes estn buscando algo que difiera de la vida. </p><p>Birdlip, 20 de abril, 1943 </p><p>CONSIDERACIN INTERNA Y CONSIDERACIN EXTERNA VIII SOBRE SER PASIVO (2) </p><p> Este Trabajo se propone debilitar la personalidad. Al principio esto es una desventaja, porque en realidad una persona se siente dbil al no poder reaccionar ms en la forma acostumbrada. Supongamos que estamos acostumbrados a enfurecernos por cualquier motivo, y ahora ya no lo podemos hacer ms. Se siente debilidad; se nota una prdida. La prdida de qu? De una parte de la personalidad. Al mismo tiempo, se gana algo y en realidad se es ms fuerte. Intentemos comprender mejor, en estos comentarios sobre la consideracin interna y externa, lo que significa hacer que la personalidad sea pasiva. Su fin es permitir el crecimiento de la esencia. Cada vez que uno se enfrenta conscientemente con la personalidad, se logra algo. Claro est, ese algo no debe tomarse aritmticamente. No se puede esperar un beneficio exacto. Es mucho ms complejo y sutil. La personalidad lo mantiene a usted donde est. Es una cosa adquirida. Se ha convertido en usted: o usted se ha convertido en ello. Ello hace, ello acta, ello dice, ello censura, ello estropea un momento feliz, ello se hace cargo de usted en todo momento. Por eso ello lo mantiene donde est y hace que su vida sea lo que es. Ahora bien dnde est usted? Est limitado por ese ncleo activo en usted, y a travs de l experimenta; ve la vida, justo all fuera de usted, y quiz desee toda clase de cosas, pero no puede entrar en la vida y obtener cosas de ella -excepto hasta el punto en que se lo permite su personalidad. Participa de la vida segn la forma de su personalidad. Se encuentra con la vida, con la gente, por medio de su personalidad, no directamente. Es claro? Ahora bien, no ve su personalidad. No es consciente para usted. Por eso suele culpar a la vida o a la gente, o se siente desencantado, y as sucesivamente. Lo desdichado es que ha adquirido cierto dispositivo mecnico para ponerse en contacto con la gente llamado personalidad que le reproduce la vida segn su forma, por as decir. Y as est usted, siempre con su personalidad ese aparato para experimentar la vida a cuestas, y siempre esperando que, si su medio ambiente fuera distinto, si conociera a gente nueva, si tuviera una casa nueva, nueva ropa, etc., quiz todo seria por completo diferente. Cmo ocurre sto? Lleva usted a cuestas su aparato para ponerse en contacto con la vida es decir, su personalidad. Puede preparar sus valijas y llenarlas de ropa nueva e ir a las Antpodas pero lleva a su personalidad consigo, con todos sus hbitos adquiridos: hbitos intelectuales, hbitos emocionales, hbitos de conducta, hbitos de charla, hbitos de censura, hbitos de movimiento, hbitos de salud, etc. Ahora bien, este Trabajo se refiere a cmo escapar de s mismo, no de la vida. No se escapa de s mismo cambiando de escena exterior. Por esa razn es preciso observarse a s mismo y ver a qu se asemeja la propia personalidad y estudiarla y descubrir a qu se parece el propio aparato, Todos soamos con una nueva vida con circunstancias ideales, con gente maravillosa, etc. Pero tales sueos son intiles porque aun cuando nos encontrramos en condiciones excepcionales y bellas, tal como las que se dice que existen en el Paraso, reaccionaramos a ellas a travs de nuestra personalidad y muy pronto veremos que no nos convienen, segn mi parecer. En realidad lo difcil es que nadie sabe cmo vivir, porque nadie ve que la dificultad radica en la personalidad es decir, en la mquina receptiva-reactiva que </p></li><li><p> 222</p><p>utilizamos para ponernos en contacto con la vida. Y nunca aprenderemos a vivir rectamente si no trabajamos sobre nuestra personalidad, y examinamos en cada caso lo que est en nosotros y qu dificultades surgen de nosotros mismos y no meramente de los otros y de la vida. Todo este Trabajo se refiere a despertar al Hombre Consciente. Pero si no trabajamos sobre la personalidad, seguiremos siendo hombres mecnicos. Entonces ello actuar. La mquina hablar. Ello se enfurecer. Ello se har cargo de todo. Y aunque se empiece a sentir que hay otra cosa en uno, algo ms profundo, que no quiere obrar, ni hablar, ni sentir, ni pensar del modo en que lo hace, no se podr cambiar nada al menos por mucho tiempo. Pero aun en este caso, si se lo ve, se est en una posicin mucho mejor que una persona que no percibe que hay algo que siempre se hace cargo de ella y desbarata todo. En el Trabajo tenemos que comprender que estamos a merced de algo en nosotros llamado personalidad y que sta es una mquina que nos controla. Por la maana se suele descansar en la cama en un estado de semi-vigilia y se ve muy claramente lo que hay que decir o pensar o sentir, pero al levantarse algo se hace cargo de uno. Ello se hace cargo de uno y ello empieza a actuar y a hablar de un modo por completo contrario a lo que se haba percibido e ideado. Qu es lo que se hace cargo de uno? Es la personalidad. Y en poco tiempo en un momento se est enteramente bajo su gobierno y todo cuanto se haba pensado y proyectado al estar ms despierto, ms libre, es decir, de la personalidad, parece muy lejano, o hasta una tontera. As uno se comporta exactamente del mismo modo que ayer. Algo se ha apoderado de uno y se cae dormido en su poder. Esta es nuestra tragedia, la que no podemos cambiar, y hasta olvidamos que deberamos cambiar, aunque fuera un solo da, una semana, o an ms. Una vez que domina la personalidad, todo se hace maquinalmente. Pero cuando esto ocurre, ya no vemos ms la maquinaria. Una cosa lleva a la otra por los fciles senderos de la asociacin y el hbito y as hoy se asemeja a ayer y maana a hoy. Y a nosotros todo nos parece lgico, todo razonable, todo justificado, todo natural. Pero cuando un hombre empieza a despertar un poco es decir, a liberarse de la personalidad hay momentos en que ve la mquina a la cual est atado, y bajo cuyo poder est. Se ve en la crcel. Hasta llega a asustarse de la suave, poderosa, auto-actuante mquina, este monstruo Frankenstein que insiste en controlarlo, que la vida ha creado gradualmente en l sin que se diera cuenta. Y entonces comienza a comprender qu significa el trabajo sobre s y cul es su tarea, y contra quien debe luchar hasta el fin de su vida. Esta cosa exteriormente creada en l, esta personalidad modelada por la vida exterior, esta mquina, sea cual fuere la forma que adopta, es el dragn que es preciso vencer, en el lenguaje de la mitologa. En el Cuarto Camino, que est en la vida, no es posible refugiarse en un monasterio o sentarse en una cueva en el desierto para liberarse de la personalidad. Hacer que la personalidad sea pasiva es, en el Camino que estamos estudiando, el trabajo continuo sobre s en la vida, por medio de la observacin, por la no identificacin consigo mismo, por la separacin interior. Todo el trabajo se refiere a ello. Permtanme citarles algo que fue anotado por el Sr. Ouspensky, hace muchos aos, sobre la lucha con la personalidad. Se haba explicado que un hombre debe aprender gradualmente a tomar fotografas de s "mismo como un todo, y no observar meramente detalles separados. Es preciso que se vea simultneamente, en todos los centros, en todo momento. "Con este fin en vista", se dijo, "un hombre debe aprender a tomar fotografas mentales, por as decirlo, de s mismo en diferentes momentos de su vida, y en diferentes estados emocionales, pero no fotografas de meros detalles, sino fotografas de su todo tal como lo vio. En otras palabras esas fotografas deban contener simultneamente todo cuanto un hombre ve en s mismo en un momento dado: sus emociones, estados de nimo, pensamientos, sensaciones, posturas, comportamiento, sus movimientos, su tono de voz, sus expresiones faciales. Si un hombre logra captar los momentos interesantes en que debe tomar esas fotografas, reunir un lbum de retratos de s mismo que, al ser puestos juntos, le mostrarn claramente lo que es en realidad. No es tan fcil tomar esas fotografas de s en los momentos ms interesantes y </p></li><li><p> 223</p><p>caractersticos. Se necesita tiempo para aprender a hacerlo. Pero si las fotografas son logradas y su nmero es suficiente, un hombre ver que el acostumbrado concepto de s mismo con el cual ha vivido ao tras otro est muy alejado de la realidad. En lugar del hombre que haba imaginado ser, ver a otro hombre completamente diferente. El "otro" hombre es l mismo y al mismo tiempo no es l mismo. En este Trabajo es preciso aprender a distinguir lo verdico de lo inventado y despus aprender a separarlos. Y para dar comienzo a la observacin de s y al estudio de s es preciso dividirse a s mismo en un lado verdadero y en un lado inventado. Es decir, un hombre debe comprender que en verdad consta de dos hombres. Todo esto requiere tiempo. Pero mientras un hombre se tome a s mismo como a una persona nunca se mover de donde est. Su trabajo sobre s empieza en cuanto siente que hay dos hombres en l. Uno de ellos es pasivo y no puede hacer otra cosa que registrar u observar lo que le est sucediendo. El otro, que se llama a s mismo "Yo", es activo, y habla de s mismo en primera persona, pero en realidad es slo una persona inventada e irreal. (Llamemos A a esa persona inventada en el hombre.) Cuando un hombre se da cuenta de su incapacidad ante A, su' actitud hacia s mismo y hacia A en l deja de ser indiferente o despreocupada. La observacin de s se convierte en observacin de A. Un hombre comprende que no es A, que A no es sino la mscara que lleva, el papel que representa inconscientemente y que por desdicha no puede dejar de representar, un papel que lo gobierna, y le obliga a hacer y decir miles de cosas estpidas, miles de cosas que nunca hara o dira l mismo. Si es sincero consigo mismo, siente que est en poder de A y al mismo tiempo siente que no es A. Empieza a tener miedo de A, siente que A es su enemigo. No importa lo que le gustara hacer, todo es cambiado e interceptado por A. es su enemigo. Los deseos, gustos, simpatas, pensamientos, opiniones de A se oponen a sus puntos de vista, sentimientos y estado de nimo, o no tienen nada en comn con ellos. Y al mismo tiempo A es su amo. l es un esclavo, no tiene voluntad propia. Carece de m...</p></li></ul>