210-220 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 210-220 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 23-Dec-2015

3 views

Category:

Documents

1 download

DESCRIPTION

210-220 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

  • MAURICE NICOLL

    COMENTARIOS PSICOLGICOS

    SOBRE LAS ENSEANZAS DE

    GURDJIEFF Y OUSPENSKY

    VOLUMEN 22

  • 210

    su calidad. Cuanto mas sincera, mejor ser la calidad. Cunto ms superficial y fingida, peor ser. Todos los esfuerzos en el Trabajo, como se ha dicho a menudo, dependen para su resultado de la calidad. Les sugiero como trabajo prctico que cada uno de ustedes decida considerar exteriormente a una persona en la prxima semana. Observen sus reacciones mecnicas hacia esa persona. Observen sus crticas mecnicas. Observen en qu momentos se sienten superiores. Traten de encontrar en s mismos las mismas cosas que son motivo de queja en la otra persona. Piensen en qu forma reaccionaran si la otra persona pensara de ustedes lo que piensan de ella. Pnganse en el lugar de la otra persona. Traten de ver dnde est la dificultad, tanto en ustedes como en la otra persona. Traten de no identificarse. Observen su charla interior y a qu se refiere. Mantnganse despiertos en lo que estn haciendo, lo cual ser su propsito por una semana. Recurdenlo cada da al levantarse. Piensen en ello por la noche, dnde fracasaron, por qu fracasaron, cundo empezaron a considerar interiormente en lugar de considerar exteriormente. Entonces entendern mejor el significado de la consideracin exterior y de qu modo puede cambiar el ser.

    Birdlip, 15 de marzo, 1943

    CONSIDERACIN INTERNA Y CONSIDERACIN EXTERNA IV Cuando se siente que alguien no se ha comportado bien con uno, se siente que no han estimado el propio valor. Por ejemplo, sentirse insultado es sentir que no lo estiman por su propio valor. Por eso la gente dice muchas veces, cuando es insultada: "Sabe usted quin soy yo?", o algo semejante. Esto significa que una persona se ha forjado cierta valoracin de s misma, de modo que dice: "Sabe usted quin soy yo?", queriendo decir que si la otra persona lo supiera, no se atrevera a portarse como lo hace. Desde luego, si uno se forja una imagen de su propia persona que tiene escaso o ningn valor, esta pregunta no lo trastornar tan fcilmente. Si la estimacin que se tiene de s es muy grande, entonces es ms fcil sentir que los otros no lo estiman por el propio valor. Por eso la consideracin interior se torna mas fcil. Una persona puede llegar al punto de preocuparse tanto por ser tratada bien por los otros, y sospechar siempre que los otros se estn riendo de ella, que toda su vida est comprometida en la consideracin interna. O tambin, algunas personas, se creen superiores a las otras debido a sus sufrimientos. La gente se apega a sus sufrimientos y llega a considerarse a s misma merecedora de una valoracin especial por haber sufrido toda clase de penurias, miserias y padecimientos. Se ofenden si otra persona comienza a hablar de sus sufrimientos. Sienten que la otra persona no tiene la debida consideracin para con ellas y que esto es prueba de egosmo. Les cuesta darse cuenta que las otras personas tienen tambin sus propios sufrimientos. Ni tampoco se dan cuenta de que cuando ven el egosmo en los otros lo que ven es el reflejo de su propio egosmo, porque cuanto ms exigen de los otros, ms egostas le parecern. Qu es lo que provoca en nosotros la consideracin interior? Hagamos esta pregunta: "En qu punto, o dnde, se empieza a hacer cuentas?" Se empieza a hacerlo al sentir que no se es apreciado en debida forma, al sentirse subestimado. El camarero no acude cuando se lo llama. El dependiente del almacn sirve primero a otra persona. Quiz, en la calle la gente no se fija en nosotros, o, digamos, por lo general no nos presta suficiente atencin. O, al parecer, alguien persiste en ignorarnos. O quiz lleguemos a enterarnos de lo que alguien dijo de nosotros, lo cual es casi siempre desagradable. Hay mil y un ejemplos posibles, ms o menos serios. Los incidentes nimios nos desconciertan fcilmente, el camarero, el dependiente del almacn. Forman pequeas cuentas y con el tiempo suelen transformarse en hbito. Pero tenemos toda clase de viejas cuentas que cobrar a los otros, algunas ya almacenadas en el pasado, desdichadamente para nosotros. Todas comienzan con la misteriosa cuestin de la

  • 211

    propia valoracin de s.. Una persona capaz de observarse a s misma podra exclamar: "Qu es aquello que en m se ofende en este momento?" Lo observo trabajando en m y recogiendo materiales y comenzando a recordar cosas desagradables y encontrando palabras y frases que sern utilizadas contra la otra persona para que sienta que yo la subestimo, en efecto, para que se d cuenta que no vale nada. Es una imagen de m mismo? Es un "Yo" imaginario? Es una falsa personalidad? O qu hay en el fondo de todo ello? La respuesta es que uno se identifica consigo mismo. Todas las formas de consideracin interior, una de las cuales es culpar a otra persona, pertenecen a la identificacin. El Trabajo dice que debemos estudiar la identificacin hasta sus mismas races. Un hombre nicamente se ofende donde est identificado consigo mismo. Y el Trabajo dice asimismo que el estudio de la identificacin debe comenzar con el estudio de donde s est identificado consigo mismo. Es all donde es posible desconcertarse, sentirse herido, ofendido, insultado. Primero viene el estar identificado consigo mismo, segundo el estar desconcertado y ofendido, tercero el echar cuentas interiores.

    Birdlip, 22 de marzo, 1943

    CONSIDERACIN INTERNA Y CONSIDERACIN EXTERNA V A algunas personas les cuesta comprender lo que significa la consideracin externa y a otras lo que significa la consideracin interna. En este Trabajo es preciso hacer la consideracin externa y poner fin a la consideracin interna. La consideracin externa hacia otra persona es necesaria ante todo para colocarse en la posicin de esa persona. Para lograrlo es menester pensar en s mismo como si fuera la otra persona, teniendo que hacer las mismas cosas, enfrentando las mismas dificultades, los mismos impedimentos, la misma vida. Ahora bien, si se reflexiona sobre este paso preliminar, se ver que la consideracin externa est muy lejos de la indiferencia. Para ponerse en la situacin de otra persona es preciso apelar a la propia comprensin. Exige un esfuerzo dirigido de la mente y de los sentimientos y no slo una vez sino muchas. Y por cierto la persona siempre preocupada por sus problemas personales y por la forma en que es tratada ser incapaz de hacerlo, es decir, si sigue tomando la vida desde el punto de vista de la consideracin interior. Recuerdo el caso de un hombre que estaba siempre inmerso en la consideracin interior, siempre sufriendo, un hombre que grab en la tumba de su mujer: "De tu esposo con el corazn destrozado". Slo poda pensar en si mismo, en su propio sufrimiento. Ahora bien, si se empieza a considerar exteriormente a otra persona, durante un prolongado periodo, es preciso ponerse una y otra vez en lugar de la otra persona. De este modo se llega a ser ms consciente. El objeto de este Trabajo es llegar a ser ms consciente. La observacin de s hace que se tenga conciencia de uno mismo: la consideracin exterior hace que se tenga tambin conciencia de los otros. A travs de la consideracin exterior, son reveladas las cosas de las que antes no se tenia conciencia. Tomemos un solo ejemplo de revelacin de esta clase: hay que ponerse en la posicin de otra persona y al cabo de un tiempo uno se da cuenta de que espera que dicha persona haga cosas que a uno nunca se le ocurrira hacer, por ejemplo, esperar que esa persona soporte condiciones que uno no soportara ni un solo instante. No ve que ha logrado ms conciencia? Ahora bien, si tiene una revelacin de esta clase significa que en verdad considera externamente, que comprende lo que significa ponerse en la posicin de otra persona. Las personas muy exigentes esperan demasiado de los otros, y si no obtienen lo que esperan, se sienten desengaadas y en cierto modo que se les debe algo. Es decir, en la vida de estas personas se forma un fondo de consideracin interior. Esto las amarga. Sienten que deben saldar cuentas. Para una persona de esta clase la consideracin exterior se hace muy difcil.

  • 212

    Pero no debera ser difcil para alguien que no est cristalizado. Un buen punto de partida para considerar externamente a otra persona es darse cuenta de que se espera que ella haga cosas que uno nunca pens en hacer. Es un punto de partida prctico y de Trabajo. Entonces se comprende que uno esperaba no solo que la ola persona hiciera cosas que nunca se haba pensado hacer sino que ella es diferente de uno mismo, se comporta diferentemente, se opone a las cosas de un modo diferente, etc. Supongamos que siempre usted se compar muy favorablemente con otras personas y que tiene la seguridad de que ninguna de las cosas desagradables que observa en la dems gente existe en usted. Le sorprender mucho, pues, tener la revelacin de que es injusto y que espera que los otros hagan en el Trabajo lo que ni siquiera soara en hacer. Siempre cuesta aceptar que hay algo en uno mismo que no anda bien. Tal como se dijo en un comentario anterior, se suele decir muchas veces que se tiene la culpa de algo, pero si alguien nos da la razn, nos sorprendemos y nos sentimos ofendidos. S, es muy fcil fingir que se tiene la culpa. Pero verlo, de un modo directo e inequvoco, en uno mismo, duele. Este es un sufrimiento verdadero y, debido a ello, til, porque todo sufrimiento verdadero purifica las emociones. Slo dura un breve instante como todo sufrimiento verdadero y luego es infectado por la falsa personalidad y se transforma en un complicado estado negativo, alguna especie de desagradable autocompasin o una interminable justificacin de s, lo cual es un sufrimiento intil. Supongamos ahora que tiene que vivir con una persona llamada usted mismo. Le una vez la historia de un hombre que haba muerto y fue al ms all donde se encontr con gran nmero de personas; conoca a algunas de estas personas y les tena simpata y tambin conoca a otras pero les tena antipata. Pero haba una persona a quien no conoca y a la que no poda aguantar. Todo cuanto deca lo enfureca y le disgustaba sus maneras, sus hbitos, su pereza, su falta de sinceridad al hablar, sus expresiones faciales y tambin le pareca que poda leer los pensamientos y los sentimientos de ese hombre y todos sus secretos y, de hecho, toda su vida. Pregunt a los otros quin era esa hombre tan desagradable. Le contestaron: "Tenemos aqu espejos especiales que son muy diferentes de los de su mundo. Este hombre es usted mismo." Supongamos, pues, que usted est obligado a vivir con una persona que es usted. Quiz sea esto lo que la otra persona debe hacer. Claro est, si no ha practicado la observacin de s, es posible que imagine que ese mundo es encantador y que si todos fueran como usted, el mundo sera por cierto un lugar feliz. Ni la vanidad ni el engreimiento de s tienen lmites. Ahora bien, al ponerse usted en la posicin de otra persona se pone tambin en su punto de vista, en cmo lo ve a usted, y lo oye, y lo experimenta en su conducta cotidiana. Se ve a usted mismo a travs de sus ojos. Al faltar la observacin de s no lo puede hacer porque da simplemente por supuesto que en usted todo "anda bien". Pero si ha llegado a un buen adiestramiento en la observacin de s que le permite desechar las antiguas ideas que se ha forjado sobre s mismo y si tiene no slo una coleccin de instantneas sino de ampliaciones de usted en sus papeles ms caractersticos, entonces el caso ser muy diferente. Ser capaz de verse a s mismo hasta cierto punto del mismo modo que como lo ve otra persona y as comprender prcticamente cul es la situacin de la otra persona y cules son algunas de sus dificultades y qu sentido tendra vivir consigo mismo. Por supuesto, la otra persona puede hacer lo mismo. Algunos de ustedes creern, al or esto, que es acertado decir que la otra persona debera darse cuenta de lo difcil que es ella. Pero es preciso comprender que hemos empezado al revs. Es uno mismo quien tiene que darse cuenta de lo difcil que es para la otra persona. Permtanme que les diga que lo que acabo de explicar no es fcil de entender. Quiz crean que ya lo saben. Es posible que lo hayan odo, pero se necesita al menos toda una vida para conocer todas sus implicaciones. En el Trabajo, las relaciones son importantes. Las relaciones de Trabajo son imposibles sin la consideracin exterior. Por lo general hemos de ponernos en contacto unos con otros por medio del Trabajo. El Trabajo y sus enseanzas deben estar entre uno y la otra persona. Es

  • 213

    menester contemplarse los unos a los otros a travs de la ventana comn del Trabajo. Es preciso estar relacionado a travs de la valoracin comn del Trabajo pero de un modo muy prctico al trabajar. Cuando en el Trabajo dos personas querellan, aun les queda mucho que hacer. Suelen no estar prontas para el trabajo, en cuyo caso se producirn heridas, lo mismo que en la vida. Se niegan a trabajar sobre s o en una relacin comn de una con la otra: entonces las dos se entregarn a la consideracin interior, las dos creen que se les debe algo, las dos piensan que la otra debe presentar sus excusas. Claro es que si no se trabaja sobre s y se deja vivir y no se hace nada de suplementario, el Trabajo nunca llegar a convertirse en la Tercera Fuerza para uno. La Tercera Fuerza es una fuerza relacionante. En este caso la vida ser la Tercera Fuerza y la vida divide, mientras que el Trabajo une. La vida divide porque en la vida la gente no se comprende mutuamente. No tienen una base comn, un lenguaje comn. En el Trabajo hay una base comn y la gente habla un lenguaje comn y as se comprenden los unos a los otros. Pero en el Trabajo se necesita diez veces ms consideracin exterior que en la vida, y de una calidad por completo diferente, porque el Trabajo es una fuerza relacionante. Si en el Trabajo dos personas se pelean, y estn prontas para trabajar y desean hacerlo, entonces las dos lo harn as desde si mismas no reunindose y discutindolo sino simplemente como parte del Trabajo mismo. Cada una se pondr en la posicin de la otra y cada una se ver a si misma desde el punto de vista de la otra persona. La consideracin exterior constituye un excelente trabajo. Ensea a determinar si se tiene razn o si la tiene la otra persona. Acrecienta la conciencia. Incluye la primera y la segunda lnea de trabajo. Si basa su existencia en la consideracin interior, su vida terminar como la de la mayora de la gente. Tendr, pues, una vida parcial, no trabajada, no digerida, llena de cosas desdichadas dejadas a un lado, pudrindose por as decirlo, en el pasado, tantos sentimientos violentos o acerbos, tantos lugares a los cuales se apeg por la identificacin pasada. Por cierto todo esto sucede por no haberse dado el Primer Choque Consciente, por no permitir que la vida recaiga en el Trabajo sobre s. Creo que todos comprenden cuntas veces la consideracin interior ha estropeado la vida y cuan terrible es esta forma de identificacin. En realidad es como si se contemplara la vida al revs. Y las gentes que slo son capaces de consideracin interior y que sienten que los otros ha...

Recommended

View more >