180-190 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 180-190 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 23-Dec-2015

2 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

180-190 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

<ul><li><p>MAURICE NICOLL </p><p>COMENTARIOS PSICOLGICOS </p><p>SOBRE LAS ENSEANZAS DE </p><p>GURDJIEFF Y OUSPENSKY </p><p>VOLUMEN 19 </p></li><li><p> 180</p><p> Obsrvese que lo Superior en el Diagrama II es lo interior en el Diagrama I. Lo que es superior es ms interno en un hombre y lo que es inferior es ms externo. El Mayordomo Delegado debe entonces luchar no slo con los "Yoes" equivocados o ignorantes en la Personalidad, con los hbitos mentales y emocionales equivocados, con la Falsa Personalidad, con el sueo, con la imaginacin, con la consideracin interna, con la identificacin, con la mentira, con las emociones negativas, con la justificacin de s, y as sucesivamente, pero tambin con una Esencia no desarrollada o infantil. Porque la evolucin misma del hombre depende del desarrollo de su Esencia: y el desarrollo de la Esencia se relaciona en l con la formacin de un "segundo cuerpo". PARTE IV. Ahora examinemos brevemente el diagrama de los Cuatro Cuerpos del Hombre, cuando estn plenamente desarrollados: </p><p> Un hombre tal, que tenga estos cuerpos desarrollados en s, est internamente en el orden correcto. Las cosas interiores rigen las cosas exteriores. Para usar la terminologa cristiana, el Cuerpo Celestial o Divino rige el Cuerpo Espiritual: el Cuerpo Espiritual rige el Cuerpo Natural; y el Cuerpo Natural rige el Cuerpo Corpreo o Fsico. La prxima vez hablaremos de estos cuerpos. </p></li><li><p> 181</p><p>Birdlip, 17 de enero, 1943 </p><p>LOS CUATRO CUERPOS DEL HOMBRE II Ya nos hemos ocupado en alguna medida de la idea que se refiere a otros cuerpos en el Hombre que no son el cuerpo fsico. Esta noche oirn lo que podra llamarse la enseanza puramente formal sobre los Cuatro Cuerpos del Hombre tal como fue dada originalmente por G. Pero es preciso comprender que la forma en que se la expondr es, por as decirlo, muy condensada. Es, en cierto modo, una primera ojeada a todo el tema, y fue impartida en dos ocasiones. Pero se dijo expresamente que para completar esa primera visin podran ser expuestas muchas otras ideas, y que se necesitan muchas modificaciones para comprender este importante tema. Es sabido que cuando se expone un tema difcil a gente que lo ignora en absoluto, debe presentarse primero un plan general. Por ejemplo, si un viajero va a pronunciar una conferencia sobre un pas desconocido que acaba de visitar, es preciso ante todo que lo presente en sus lneas generales. Esta conferencia sobre los Cuatro Cuerpos, expuesta hace muchos aos por G. y anotada por el seor Ouspensky, debe ser considerada como un panorama general. Despus se hicieron muchos agregados y modificaciones a la forma original en que fue presentado. Nos ocuparemos de ellos en los prximos comentarios, pero ahora me parece conveniente exponerles de un modo puramente formal el panorama general de los Cuatro Cuerpos del Hombre y as me podr remitir despus a esta disertacin. Les recordar otra vez aqu que en los Evangelios hay testimonios definidos sobre el hecho de que un hombre debe adquirir un nuevo cuerpo. Ello es expresado en trminos de que un hombre debe renacer antes de alcanzar el Reino de los Cielos. Un hombre nace una vez en su cuerpo fsico, pero el hombre que vive en su cuerpo fsico debe adquirir un segundo cuerpo o cuerpo psicolgico. Y cuando lo adquiere ha renacido. Es preciso que todos ustedes comprendan que el hombre no es un mero cuerpo fsico. En realidad el hombre mismo es el hombre psicolgico que vive en el cuerpo fsico. La formacin de nuevos cuerpos se refiere al hombre psicolgico y no al fsico. Se refiere a los centros psicolgicos del Hombre. La organizacin de esos centros constituye la base de la formacin de nuevos cuerpos que pueden sobrevivir a la muerte del cuerpo fsico. Si un hombre est psicolgicamente en un caos, luego en l nada est organizado excepto su cuerpo fsico. Si un hombre no es sino una masa de contradictorios "Yoes", luego no tiene ningn permanente "Yo". Pero es preciso advertirles que para comprender este tema hay que hacer frente a muchas dificultades. El conocimiento grande no es fcil de comprender. Pero les recordar aqu lo que se dijo en la ltima conferencia, a saber, que si este Trabajo llega a ser real y viviente para un hombre y tan bien organizado que le permite recordarse a s mismo en la vida cotidiana, y obrar desde el Trabajo y no desde s mismo, entonces hay en l algo organizado y esto es su Segundo Cuerpo. Mas, para que esto tenga lugar, un hombre nunca debe olvidar lo que est haciendo en el Trabajo. Debe, como dijo una vez G., llegar a tal estado que por ms que se lo d vuelta y se lo retuerza de un lado para otro, por ms que se lo trate mal, nunca olvida el Trabajo, y nunca obra salvo por intermedio del Trabajo. Todos ustedes saben que este Trabajo tiene como finalidad la creacin de algo nuevo en ustedes, de ofrecerles nuevas maneras de encarar las cosas, nuevas maneras de pensar acerca de la vida. Este es el objeto ntegro del Trabajo. El objeto ntegro del Trabajo es crear algo nuevo en uno, un nuevo hombre en lugar del viejo hombre. Si se entiende lo que esto significa entonces se comprender mejor lo que significa la creacin de un Segundo Cuerpo. En la prxima disertacin habla el seor Ouspensky: En una reunin del grupo, uno de los presentes pregunt a G.: "Es posible decir que el Hombre posee la inmortalidad?" </p></li><li><p> 182</p><p>"La inmortalidad es una de las cualidades que atribuimos a la gente sin tener una suficiente comprensin de su significado", dijo G. "Otras cualidades de esta clase son la 'individualidad', en el sentido de la unidad interior, un 'Yo' permanente e inmutable, 'conciencia' y 'voluntad'. Todas estas cualidades pueden pertenecer al Hombre (hizo hincapi en la palabra 'pueden') pero esto por cierto no significa que le pertenecen en realidad o que pertenecen a cada uno y a todos los hombres. Con el fin de comprender qu es el Hombre actualmente, es decir en el nivel de desarrollo os preciso imaginar hasta cierto punto lo que puede ser es decir, lo que puede lograr. Slo comprendiendo la secuencia correcta de su desarrollo posible la gente dejar de atribuirse lo que, actualmente, no posee, y que, quizs, slo puede adquirir despus de grandes esfuerzos y mucho trabajo. Segn una antigua enseanza, cuyas huellas pueden ser halladas en muchos sistemas, antiguos y nuevos, un hombre que ha llegado al pleno desarrollo posible, un hombre en el pleno sentido de la palabra, consta de cuatro cuerpos. Estos cuatro cuerpos estn compuestos de sustancias que son cada vez ms finas, que se interpenetran mutuamente la una a la otra y que forman cuatro organismos independientes, en relaciones definidas unos con otros pero capaces de una accin independiente. La razn por la cual es posible que existan cuatro cuerpos es que el organismo humano, es decir, el cuerpo fsico, tiene una organizacin tan compleja que, bajo ciertas condiciones, puede crecer en l un nuevo organismo independiente, proporcionando un instrumento mucho ms conveniente y obediente a la actividad de la conciencia que el cuerpo fsico. La conciencia que se manifiesta en este nuevo cuerpo es capaz de gobernar y tener pleno poder y control sobre el cuerpo fsico. En este segundo cuerpo, bajo ciertas condiciones, puede crecer un tercer cuerpo, que tiene nuevamente caractersticas propias. La conciencia que se manifiesta en este tercer cuerpo tiene pleno poder y control sobre los primeros dos cuerpos; y el tercer cuerpo posee la posibilidad de adquirir un conocimiento inaccesible ya sea al primero o al segundo cuerpo. En el tercer cuerpo, bajo ciertas condiciones, puede crecer un cuarto cuerpo, que difiere tanto del tercero como el tercero difiere del segundo y el segundo del primero. La conciencia que se manifiesta en el cuarto cuerpo tiene pleno control sobre los tres primeros cuerpos y sobre s misma. Estos cuatro cuerpos se definen de diverso modo en las diferente enseanzas. G. traz un diagrama, que se reproduce en la Figura I, y dijo: "El primero es el cuerpo fsico, en la terminologa cristiana el cuerpo 'carnal'; el segundo, en la terminologa cristiana, es el cuerpo 'natural'; el tercero es el cuerpo 'espiritual'; y el cuarto, en la terminologa del Cristianismo esotrico, el cuerpo 'divino'." </p><p>FIGURA I 1er. cuerpo 2do. cuerpo 3er. cuerpo 4rto. cuerpo </p><p>Cuerpo carnal 'Coche' (cuerpo) </p><p>Cuerpo natural 'Caballo' </p><p>(sentimientos, deseos)</p><p>Cuerpo espiritual 'Cochero' (mente) </p><p>Cuerpo divino 'Amo' (conciencia y </p><p>voluntad) En la terminologa de ciertas enseanzas orientales e! primer cuerpo es el coche (cuerpo), el segundo cuerpo es el caballo (sentimientos, deseos), el tercero el cochero (mente) y el cuarto, el amo ("Yo", conciencia, voluntad). Estas comparaciones y analogas se pueden encontrar en la mayora de los sistemas y enseanzas que reconocen en el Hombre algo ms que el cuerpo fsico. Pero casi todas esas doctrinas, si bien repiten en una forma ms o menos familiar las definiciones y divisiones de la antigua enseanza, han olvidado u omitido su rasgo ms importante: que el Hombre no ha nacido con los cuerpos ms finos, y que slo pueden ser cultivados artificialmente siempre </p></li><li><p> 183</p><p>que se produzcan en l condiciones favorables, tanto internas como externas. El "segundo cuerpo" no es un instrumento indispensable para el Hombre. Un hombre puede muy bien vivir sin segundo cuerpo. Su cuerpo fsico posee todas las funciones necesarias para la vida. Esto se aplica an ms, claro est, al "tercer cuerpo" y al "cuarto cuerpo". El hombre ordinario no posee esos cuerpos o sus funciones correspondientes. Las razones de que esto ocurra as son: primero, el cuerpo fsico trabaja con las mismas sustancias que componen los cuerpos superiores, slo que estas sustancias no estn cristalizadas en l, y por eso no le pertenecen; y segundo, todas sus funciones son anlogas a las de los cuerpos superiores, aunque difieren naturalmente en forma considerable de ellas. La principal diferencia entre un hombre que posee el cuerpo fsico y las otras funciones sin desarrollar, y un hombre que posee las funciones de los cuatro cuerpos desarrolladas, es que, en el primer caso, el cuerpo fsico gobierna todas las dems funciones, en otras palabras, todo est gobernado por el cuerpo que, a su vez, es gobernado por las influencias externas de la vida: tal hombre es gobernado por la vida. En el segundo caso, el comando o control emana de los cuerpos superiores y as el hombre deja de ser gobernado por la vida exterior. Las funciones del cuerpo fsico pueden ser representadas como paralelas a las funciones desarrolladas y cristalizadas de los cuatro cuerpos de la siguiente manera. </p><p>FIGURA II Vida EL HOMBRE NO DESARROLLADO O EL HOMBRE TRABAJADO POR LA </p><p>VIDA: "EL HOMBRE-MQUINA"</p><p>Cuerpo fsico Autmata trabajado </p><p>por impresiones exteriores </p><p>Deseos producidos por el autmata </p><p>Pensamientos procedentes de los </p><p>deseos </p><p>Voluntades diferentes y </p><p>contradictorias creadas por los </p><p>deseos HOMBRE DESARROLLADO U HOMBRE QUE OBEDECE LA VOLUNTAD: HOMBRE CONSCIENTE </p><p>Vida Cuerpo que obedece los deseos y </p><p>emociones que estn sometidas a la inteligencia </p><p>Poderes y deseos emocionales que </p><p>obedecen al pensa-miento y la inteligencia </p><p>Funciones del pensamiento que </p><p>obedecen la conciencia y la </p><p>voluntad </p><p>Amo 'Yo' Ego </p><p>Conciencia Voluntad </p><p>1er. Cuerpo 2do. Cuerpo 3er. Cuerpo 4rto. Cuerpo G. traz otro diagrama (Fig, II) que representa las funciones paralelas de un hombre de cuerpo fsico y funciones no desarrolladas, y de un hombre de cuatro cuerpos en quien todas las funciones estn desarrolladas. "En el primer caso", dijo G., es decir, en relacin a las funciones no desarrolladas de un hombre que slo tiene cuerpo fsico, el autmata u hombre-mquina depende de las influencias externas, y las tres funciones siguientes dependen del cuerpo fsico y de las influencias externas que recibe. Los deseos y las aversiones cambiantes "Yo quiero", "Yo no quiero", "Me gusta", "No me gusta" es decir, las funciones que ocupan el lugar del segundo cuerpo, dependen de los choques accidentales y de las influencias. El pensamiento, que corresponde a las funciones del tercer cuerpo es un proceso por entero mecnico. La "voluntad" est ausente en el hombre mecnico ordinario, slo tiene deseos; y una mayor o </p></li><li><p> 184</p><p>menor permanencia de deseos y apetencias es llamado una voluntad fuerte o dbil. En el segundo caso esto es, en relacin con las funciones desarrolladas de los cuatro cuerpos el trabajo del cuerpo fsico depende de las influencias de los otros cuerpos o cuerpos superiores. En lugar de la actividad discordante y a menudo contradictoria de los diferentes deseos, hay un solo "Yo" ntegro, indivisible y permanente; hay individualidad, que domina al cuerpo fsico y a sus deseos y es capaz de vencer su renuencia tanto como su resistencia. En lugar del proceso mecnico del pensamiento hay conciencia. Y hay voluntad, es decir, poder, que no se compone meramente de los diversos deseos, a menudo contradictorios, que pertenecen a los diferentes "Yoes", sino de los deseos que surgen de la conciencia y que estn gobernados por la individualidad o por un solo y permanente "Yo". Slo una voluntad as merece llamarse "libre", porque es independiente de lo accidental y no puede ser alterada ni dirigida desde afuera. Una enseanza oriental describe las funciones de los cuatro cuerpos, su crecimiento gradual y las condiciones de este crecimiento, de la siguiente manera: Imaginemos una vasija o crisol lleno de diversos polvos metlicos. Los polvos no tienen relacin alguna entre si y cada cambio accidental de la posicin del crisol o vasija, cada golpe accidental que recibe, cambia la posicin relativa de esos polvos. Si el crisol es sacudido o se lo golpea con el dedo, entonces el polvo que estaba en la parte superior puede aparecer en el fondo o en el medio, mientras que el que estaba en el fondo puede aparecer en la parte superior. No hay nada permanente en la posicin de los polvos y bajo tales condiciones no puede haber nada permanente. Este es el cuadro exacto d nuestra vida psquica, que cambia a -cada instante. En cada momento sucesivo las nuevas influencias pueden cambiar la posicin del polvo que est en la parte superior y poner en su lugar algo que es absolutamente su opuesto. La ciencia llama a este estado de los polvos el estado de mezcla mecnica. La caracterstica esencial de la interrelacin de los polvos entre s en esta clase de mezcla es la inestabilidad de esas interrelaciones y su variabilidad. Es imposible estabilizar la interrelacin de los polvos en un estado de mezcla mecnica. Pero los polvos pueden fundirse; la naturaleza de los polvos hace que esto sea posible. Para lograrlo es preciso encender una clase especial de fuego debajo del crisol, que al calentar y derretir los polvos, finalmente los funde. Fundidos de este modo los polvos ya no sern ms una mezcla mecnica sino que estarn- en estado de unin qumica. Y ahora ya no pueden separarse ms por aquellos sencillos mtodos que los separaban y los hacan cambiar de lugar cuando estaban en un estado de mezcla mecnica. El contenido del crisol ha llegado a ser indivisible, "individual", por la fusin. Est...</p></li></ul>