160-170 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 160-170 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 17-Nov-2015

214 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

160-170 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

  • MAURICE NICOLL

    COMENTARIOS PSICOLGICOS

    SOBRE LAS ENSEANZAS DE

    GURDJIEFF Y OUSPENSKY

    VOLUMEN 17

  • 160

    tiempo, y todas las primeras etapas del Trabajo se ocupan de este despertar gradual. Una de las cosas ms importantes que ha de observarse en s mismo es el estar identificado. Un hombre no se puede recordar a s mismo si est identificado. Y cuanto ms identificado est consigo mismo, tanto menos se recordar a s mismo. Un hombre se. identifica con imgenes de s mismo, se identifica con sus sueos, se identifica con cada "Yo" que por un momento aparece en escena, se identifica con cada estado de nimo, se identifica con cada emocin, se identifica especialmente con sus emociones negativas y se identifica con su sufrimiento. Y es preciso mencionar aqu que se debe luchar con esta ltima forma de identificacin desde el primer momento del trabajo prctico sobre si. Un hombre debe renunciar a su sufrimiento desde el comienzo mismo. Tudas las mil y una formas de identificacin deben llegar a ser temas de estudio de s a travs de la auto-observacin. Ahora bien, si un hombre observa que est a punto de identificarse, digamos, con un estado negativo y al mismo tiempo recuerda el Trabajo y su propsito de no identificarse, debe separarse por completo de este estado. Experimentar probablemente un instante de Recuerdo de S, ya sea en ese momento o ms tarde. Qu ha sucedido? Tratar de explicarlo. Cuando ha practicado la observacin de s durante cierto tiempo, estar ms consciente de su estado interior y en consecuencia tendr, por as decir, un momento de eleccin. Podr ver lo que va a suceder antes de que esto tenga lugar. La Observacin de S despeja un espacio en su mente de modo que pueda ver las cosas que entran y que salen. Si a la energa que estaba por entrar en la emocin negativa se le impide hacerlo, puede pasar de largo y crear un instante de Recuerdo de S. Todo ello significa que esa persona ha llevado al Trabajo al punto de entrada de las impresiones. Comnmente las impresiones no pasan ms adelante porque en el punto en que las impresiones entran en la mquina humana, caen en una red de asociaciones establecidas desde hace mucho tiempo. Al cabo de un tiempo, a cierta edad, la gente ya no experimenta nuevas impresiones. Esto no se debe a que las impresiones no sean nuevas, porque en todo momento pueden seguir sindolo, sino a que siempre "tocan" las mismas asociaciones y producen las mismas reacciones. La gente entonces slo vive en sus asociaciones y esto hace que su vida interior sea casi vaca, casi muerta. Si desea conservarse joven en s misma es preciso que tome el alimento de nuevas impresiones. Lo cual significa que en realidad es menester trabajar sobre las impresiones a medida que entran e impedir que algunas de ellas caigan en los antiguos lugares. La vida son impresiones que entran. No se puede cambiar la vida. Pero se puede cambiar la forma en que las impresiones caen sobre uno mismo. Tomemos, por ejemplo, la cuestin del propsito. Todos deben tener un propsito en este Trabajo. Es preciso reflexionar sobre l. El propsito puede ser mayor o menor, pero un hombre debe saber cul es su propsito grande o pequeo, en todo momento. Da forma y significado a su vida interior. Ahora bien, si lleva su propsito a la conciencia es decir, si no lo olvida en el punto donde la vida est obrando sobre l mediante las impresiones entrantes y le impide reaccionar a cualquiera de estas impresiones de un modo que sea contrario a su propsito, est entonces en un estado de Percepcin de S. Su reaccin mecnica es impedida por el acto consciente. Esta accin pertenece al Primer Choque Consciente. Es, por as decirlo, su comienzo. La energa que hubiera ido a una reaccin mecnica, a travs de las asociaciones mecnicas, puede proseguir ahora y llegar a transformarse primero en Hidrogeno Re 24. Esto es emocional. De ello resultar que ahora o despus "ver algo" o comprender algo de una manera nueva tras la red de asociaciones. Las impresiones, de hecho, empezarn a caer directamente sobre los centros. Las impresiones que son captadas en un estado de Recuerdo de S llegan a ser emocionales. Hasta la cosa ms sencilla llega a ser interesante o bella y refleja un significado que antes no se haba percibido. Ahora bien, en lo que respecta a la pregunta: "Qu s a m mismo debo recordar cuando intento recordarme a m mismo?" Primero, debo recordar el mo mismo o el "Yo" que conoce

  • 161

    cul es mi propsito. Esto lleva a la conciencia a todos los "Yoes" que en Una quieren despertar. Segundo, en nosotros existe un "Yo" verdadero. Pero siempre somos lo que no somos, sustituyendo un "Yo" tras otro en lugar del vestigio de verdadero "Yo" al cual tenemos acceso. Cuando intentarnos sentir el puro sentimiento de "Yo" que hace esto, "Yo" que dice aquello, "Yo" que est sentado aqu, "Yo" que es negativo, etc., esto suele ser una forma de Recuerdo de S. El pleno Recuerdo de S es la conciencia del verdadero "Yo" que est por encima de todos los "Yoes" artificialmente creados en nosotros por la vida. Finalmente, nadie puede recordarse a s mismo a no ser que sienta que hay algo superior a s mismo. A menos de sentirlo, su Recuerdo de S lo llevar siempre a la Falsa Personalidad. Cabe decir muchas otras cosas acerca del Primer Choque Consciente, cuyas facetas son tantas, pero con lo que se ha dicho basta para discutir y hacer preguntas sobre este tema. En las discusiones todos ustedes deben guiarse por lo que se ha dicho en esta disertacin, y esto constituye para ustedes un ejercicio de Recuerdo de S.

    Birdlip, 14 de diciembre, 1942

    SOBRE LOS HIDRGENOS V - PRIMER CHOQUE CONSCIENTE II PARTE I. Ya se ha dicho que cuando un hombre trata de recordarse a s mismo es preciso que recuerde tambin su propsito. Cuando un hombre recuerda el Trabajo dentro de s y su propsito y al mismo tiempo observa la vida, este acto de Recuerdo de S lleva al Trabajo hasta el punto de entrada de las impresiones es decir, le permite tomar la vida entrante desde el punto de vista del Trabajo, observar las reacciones que est a punto de crear e impedir que las impresiones caigan dentro de s en su lugar acostumbrado y produzcan sus reacciones habituales. Todo esto comporta una lucha entre los "Ses" y los "Noes". Un hombre en tal estado puede ver una impresin que est a punto de producir una respuesta caracterstica en l y dice "S" o "No" a ella. Si la respuesta que la impresin est a punto de provocar es contraria al propsito de este hombre y l le dice "No", entonces mantiene su propsito. Est trabajando sobre si y en ese momento ha sacrificado algo. Qu ha sacrificado? La satisfaccin de reaccionar como siempre es decir, mecnicamente, la satisfaccin de sentirse agraviado, la satisfaccin de algn pensamiento o manifestacin desagradable. Todo ello involucra una lucha muy rpida y que no aparece exteriormente. Tiene lugar dentro de un hombre y tiene que ver con su asentimiento interior o su negacin interior. Tiene lugar donde un hombre habra de ser consciente, donde habra de estar despierto y donde, en realidad, est dormido. Este lugar puede ser hallado. Es el lugar donde se produce el Primer Choque Consciente. PARTE II. Como se acaba de decir, un hombre debe siempre recordar su propsito cuando se recuerda a s mismo. Un hombre no puede desarrollarse a menos que se recuerde a si mismo, porque su punto de desarrollo est en el punto donde se recuerda a s mismo. Y aqu est el punto donde un hombre puede luchar conscientemente. Para que un hombre se desarrolle, es preciso que se entable en "l una lucha entre los "Ses" y los "Noes", una lucha entre el propsito y el no propsito. Pero todo depender de la naturaleza de esta lucha es decir, del objeto para el cual lucha un hombre y de lo que recuerda como S y como No. De ello depender el resultado de esta lucha. Por regla general, no hay lucha en la vida interior de un hombre. En un hombre mecnico, un hombre que no se recuerda a s mismo, un hombre rutinario que reacciona mecnicamente a su contorno, segn su propia manera adquirida, que sigue sus hbitos adquiridos, no hay lucha interior. Slo empieza una lucha cuando ese hombre va en contra de su rutina, de su

  • 162

    mecanicidad, a la que imagina que sigue por propia voluntad. Pero si empieza en l una lucha, en especial si en la lucha hay una lnea continua y definida, entonces se forman gradualmente en esa persona rasgos cada vez ms permanentes que son su consecuencia. La clase de rasgos permanentes que se formen en l depender de la naturaleza de la lucha y de lo que constituya su "Si" y su "No". Un hombre puede llevar una vida dura, tener que negarse a s mismo, luchar con una fuerte adversidad y penurias, de resultas de ello los rasgos permanentes empiezan a formarse en l. Pero no se sigue de ello que estos rasgos permanentes sean deseables o tiles para el correcto desarrollo en el Trabajo por cierto, pueden ser muy fcilmente un obstculo para su verdadero desarrollo interior. Es decir, antes que un hombre puede desarrollarse correctamente, quiz sea preciso disolver esos rasgos permanentes y empezar todo desde un nuevo punto de partida, y esto es a veces imposible. Una creencia fantica puede provocar la formacin de rasgos permanentes tan fuertes en un hombre que llega a producirse en l lo que en este sistema se denomina cristalizacin. Algo cristaliza en el hombre algo duro en el sentido de que es inconmovible, permanente, fijo. La palabra cristalizacin es el trmino usado en el Trabajo para describir cierto grado de fusin interior de calidades. Un significado de la frase de Cristo: "De cierto os digo, que si no os volvis y os hacis como nios, no entraris en el reino de los cielos". (Mateo, XVIII 3), es que un hombre al encontrar este Trabajo debe siempre retornar y empezar otra vez, debido a las ideas y actitudes equivocadas y el desarrollo equivocado que la vida le dio. Y esto es tanto ms difcil si hay cierto grado de cristalizacin e