120-130 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 120-130 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 23-Dec-2015

4 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

120-130 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

<ul><li><p>MAURICE NICOLL </p><p>COMENTARIOS PSICOLGICOS </p><p>SOBRE LAS ENSEANZAS DE </p><p>GURDJIEFF Y OUSPENSKY </p><p>VOLUMEN 13 </p></li><li><p> 120</p><p>humanidad, con alguien que ha renacido, que es reconcebido, tal como los discpulos se pusieron en contacto con Cristo. Algunos ya estn en camino de convertirse en Hombres N 4. Todos estos diferentes estados significan diferentes niveles de ser. Tal vez se hayan dado cuenta de que la idea del nivel de ser de un hombre siempre estuvo presente en el pensamiento religioso y fue considerada ms importante que cualquier otra cosa. El nivel de ser de un santo era diferente del de un pecador. Hombres buenos, hombres malos, hombres malvados, hombres verdicos, mentirosos, hombres sinceros, hombres pacientes, hipcritas, hombres justos, hombres vanos, y as sucesivamente, son todos trminos que se refieren al lado del ser, no al lado del conocimiento en el hombre. En la actualidad la gente ha llegado a creer que lo que un hombre es no tiene importancia en vista de lo que conoce. Hasta creen que un hombre que tiene un ser criminal puede ser un gran pensador o un gran cientfico o un gran artista o un gran escritor. PARTE II. Ocupmonos ahora del conocimiento de este Trabajo y sus relaciones con nuestro ser. Este Trabajo es dado como conocimiento y as ha de ser aprendido, del mismo modo que es preciso aprender cualquier otra clase de conocimiento. Pero este Trabajo proviene de una Mente Superior. No es el conocimiento ordinario. Es el conocimiento acerca de la transformacin, del mismo modo que los Evangelios son el conocimiento acerca del renacimiento o de nacer otra vez, y ya sea que lo llamemos transformacin o renacimiento, no tiene importancia alguna. Es conocimiento que proviene de aquellos que lograron un completo desarrollo interior y han alcanzado, por el crecimiento y la transformacin de su ser, el estado de conciencia llamado Conciencia Objetiva. Ahora bien, el conocimiento enseado en este Trabajo debe transformarse gradualmente en el conocimiento de ustedes, es decir, es preciso que conozcan el conocimiento que ensea el trabajo, antes que nada, y esto exige tiempo y esfuerzo. Pero ya que este conocimiento proviene de un nivel de humanidad muy por encima de nuestro nivel de ser, la plena comprensin de este conocimiento no ser posible mientras nuestro nivel de ser no corresponda al nivel de conocimiento enseado por el Trabajo. Como saben ustedes, la unin entre el conocimiento y el ser es necesaria para que se produzca la comprensin. Por esta razn el conocimiento que estn estudiando debe ser aplicado a su ser, y por cierto no lo aplicarn si no valoran las ideas del Trabajo. Es necesario un desarrollo paralelo del conocimiento y del ser. Es decir, es preciso que trabajen sobre su ser segn el conocimiento que se les ensea para elevar el nivel de su ser. Con el nivel de ser que poseen actualmente sern capaces de comprender el conocimiento del Trabajo hasta cierto punto. Si hay algo de bueno en su ser, sern capaces de comprender algo de este Trabajo y no meramente de conocerlo. En el Trabajo hay un dicho segn el cual es preciso tener oro para conseguir oro. Esto se refiere a la calidad del ser que tiene una persona. Si hay algo de bueno en ella, ya tiene un poco de oro. Nadie puede comprender ms all del nivel de su ser. Sabrn ahora por qu un hombre con un mal ser, un hombre degenerado, un embustero confirmado, un imbcil moral, un criminal, y as sucesivamente, no puede comprender este Trabajo, y tambin se darn cuenta de por qu se dice de la nueva gente que entra en el Trabajo que es necesario que su nivel sea el mismo que el del buen Amo de Casa. Pero aun en este caso, deben ser gentes que buscan algo, gentes que no creen realmente en la vida y que sienten que debe haber algo ms, que su existencia en este planeta ha de tener otro significado. PARTE III. Es tanto lo que se dice en esta enseanza sobre el ser que es imposible mencionarlo-lodo a la vez. Mencionar una cosa que se dijo sobre el ser y que me interes mucho cuando la o por </p></li><li><p> 121</p><p>primera vez. La frase era la siguiente: Su ser atrae su vida. Este dicho me hizo ver en seguida que hay una relacin entre lo que es exterior y lo que es interior. Por ejemplo, en escala general, el nivel de ser de la humanidad atrae la guerra. Si el nivel de ser de la humanidad estuviese en un nivel ligeramente superior, la guerra tal como es ahora sera imposible. En la escala individual, el ser de una persona atrae su vida. Siempre atraer la misma clase de cosas, las mismas situaciones, la misma clase de amigos, la misma clase de gente, las mismas dificultades, y as sucesivamente, no importa dnde est la persona o a dnde vaya. Cambiar el ser es cambiar nuestra vida, pero cambiar nuestra forma de vida no es cambiar nuestro ser. Alterando su situacin exterior, no cambiar su vida, porque su ser seguir atrayendo cierta clase de vida. Un caballo atrae hacia s cierta clase de vida diferente de la de una vaca o de un perro, y es preciso comprender que esto se debe a su diferencia de ser. Al cambiar su forma de vida, una vaca no cambiar. No le gustara que una vaca se sentara junto a usted al lado de la chimenea o en su cama, no slo porque sera inconveniente, sino porque su ser es muy diferente del de un perro. En general nos damos cuenta de que el ser de los animales los conecta con cierta clase de vida. Una comadreja es atrada por la vida de una comadreja, una serpiente por la vida de una serpiente. Pero no vemos de un modo similar que la ley de que "el ser atrae la vida" es tambin vlida para las pequeas diferencias de ser en la gente. Claro est que es preciso estudiar el propio ser, para ver cul es su clase de ser, y estudiar su vida, para ver cual es su clase de vida. A la gente le cuesta darse cuenta de que sus contornos son muy distintos y limitados. Se creen ilimitados y libres. Creen que pueden hacer todo lo que les da la gana y vivir como ms les gusta. Pero si se estudia el propio ser y al mismo tiempo la propia vida se descubre que se tiene cierta clase de ser. Esta es una tarea muy larga. El Trabajo dice que el estudio de nuestro ser es absolutamente necesario. Como ustedes saben este Trabajo dice que somos mquinas impulsadas por impresiones externas. Ahora bien, mientras un hombre no tenga conocimiento de su ser, es por cierto una mquina. Porque una mquina no puede conocerse a s misma. Si lo hiciera no seria una mquina. Pero el hombre mquina puede conocerse a s mismo. Cuando un hombre empieza a conocerse a s mismo ya no es ms una mquina. En verdad, puede llegar a ser un hombre. Pero esto demanda mucho tiempo y grandes esfuerzos. Necesita una clase diferente de esfuerzo, desde luego, que el que se requiere para aprender lo que ensea este Trabajo. Esto es, trabajar conforme al conocimiento, y trabajar conforme al ser, requiere esfuerzos diferentes. Un hombre no puede llegar al conocimiento de s mismo a menos que se observe a s mismo con su atencin interna, y no puede observarse a s mismo de un modo inteligente a menos que haya una enseanza definida sobre lo que debe observar y sobre la razn por la cual debe observarlo. Hay ciertos factores especiales en nuestro ser que impiden su desarrollo. Uno de ellos, por ejemplo, es la emocin negativa, tal como la auto-compasin. Ante todo es preciso conocer estos factores especiales como materia de conocimiento. As se aprende primero el conocimiento del Trabajo. Pero luego es menester aplicarlo con el fin de obtener un conocimiento real del ser a la luz de la enseanza. El conocimiento del propio ser es conocimiento de s. Pero en esta enseanza es una clase particular de conocimiento de s porque esta enseanza apunta a ciertas cosas en nuestro ser que es preciso observar y por ltimo cambiar, a travs de una creciente voluntad de cambiarlas. Conocer meramente que las emociones negativas son daosas y nos mantienen en nuestro nivel de ser no es bastante. Pero muchas veces sucede que la gente no se observa a s misma en el sentido de lo que se le ensea; o no relaciona lo que observa con lo que se le ensea; o da por sentado todo cuanto piensa y siente e imagina y hace y dice y no puede ver que hay algo que debe observar. Pero cmo, entonces, se puede esperar un cambio de s si todo lo que hay en uno mismo se da por sentado? Se es entonces una mquina, no un hombre. Causa asombro esta incapacidad de no poder observar cosa alguna en uno mismo. Es necesario que se produzca un choque. Debido a ello, a menudo una persona se vuelve negativa. Sin embargo, ya se da cuenta de que hay algo. </p></li><li><p> 122</p><p> PARTE IV. Todas las personas obran segn el sentido del bien, segn lo que creen que es el bien. Nadie obra segn el mal. Pero un hombre obra segn el bien de acuerdo con su nivel de ser, es decir, segn lo que le parece bien. Un ladrn roba porque le parece que robar es bueno. Un revolucionario fusila a la gente porque cree que es bueno fusilarla. As el bien lucha con el bien. Del mismo modo que el conocimiento es relativo, as tambin el bien es relativo. Ahora bien, el bien es relativo al nivel de ser. Lo que la gente considera bueno es diferente en diferentes casos. Tal vez hayan observado que lo que crean bueno antes, ya no lo creen ahora. Esto significa un cambio en el nivel de ser. Si el nivel de ser slo cambia un poco, en seguida se tiene una nueva percepcin del bien. Por ejemplo, quiz no le guste ser negativo como lo fue antes. Esto se debe a un ligero cambio en su nivel de ser. El conocimiento de este Trabajo radica en alcanzar un nivel superior y por eso se refiere a otra vida, aqu. Pero es preciso aprenderlo y verificarlo aplicndolo a nuestro ser mediante la observacin de s y mediante el pensamiento personal en lo que concierne al Trabajo. Cuando su verdad empieza a ser vista por usted, para usted mismo, el Cochero o la mente en usted comienza a despertar de su sueo de vida. Cuando empieza a ver el bien de hacer y vivir el Trabajo, su ser comienza a cambiar. Cuando se d cuenta de que es bueno recordarse a s mismo, detener la consideracin interior, apartarse de las ridculas ilusiones e imaginaciones sobre su persona y la vanidad y el engreimiento y la falsa personalidad que es bueno no gustar de los estados negativos, que a veces es bueno comprender la propia nada, luchar siempre contra la identificacin, pensar en todas las enseanzas del Trabajo, valorizarlo todas estas y mil otras cosas entonces obtiene una nueva percepcin del bien, y esto significa que el nivel de su ser est cambiando, y que el antiguo nivel de bien es reemplazado por un nivel superior o interior de bien. </p><p>Birdlip, 4 de junio, 1942 </p><p>COMENTARIO PSICOLGICO III. DEL SER PARTE I. Quienquiera que emprenda seriamente este Trabajo y reflexione sobre su significado, por medio de esa facultad que todos poseemos pero rara vez usamos a saber, pensando por s mismo ser capaz eventualmente de penetrar conscientemente en los dems hombres y comprender su posicin. Este es un desarrollo del ser que para nosotros es esencial en el Trabajo. Nadie se puede desarrollar solo. Ahora bien, las relaciones mutuas slo son posibles a travs del contacto con los mundos interiores. Nos conocemos a travs de nuestros mundos interiores. Para comprender a otro hombre es preciso penetrar en su mundo interior, pero esto no es posible si no se ha entrado en el propio mundo interior. Por lo tanto el primer paso que hay que dar para penetrar conscientemente en otra persona y comprender su posicin es penetrar en uno mismo y comprender la posicin de uno mismo, y mientras no se d ese paso, en el mayor grado posible, la posibilidad de penetrar en otra persona y comprender su posicin es escasa o nula. Para penetrar en. uno mismo es preciso empezar con la observacin de s y se llega. a la comprensin mediante un largo estudio de s a la luz y con el conoci-miento de esta enseanza, cuyo fin ltimo es la gradual pero definida transformacin de uno mismo. Por esta razn, el mero pensamiento de que se es capaz de penetrar en otra persona y comprender su posicin, y hasta ayudarla, tal como uno es y esta ilusin es muy comn es interpretar errneamente la naturaleza del contacto humano y de las dificultades universales que acompaan este impulso, que con tanta frecuencia termina en un desastre o en alguna clase de compromiso, que, la mayora de las veces, es un almacigo de amarguras, de </p></li><li><p> 123</p><p>crticas mutuas, de hostilidad y aun de peores estados emocionales y maneras de pensar. A ningn hombre le es dado, tal como es mecnicamente es decir, tal como lo formaron la vida y sus influencias penetrar en otra persona y comprenderla, y, debido a ello, ayudarla, a menos que ya conozca por la observacin de s, por el estudio de s y el discernimiento y trabajo sobre s, lo que hay en la otra persona. Slo a travs del conocimiento de s es posible el conocimiento de los dems. Slo viendo, conociendo y comprendiendo lo que est en uno mismo se puede ver, conocer y comprender lo que est en otra persona. Uno de los grandes males de las relaciones humanas es que la gente no intenta penetrar en la posicin de otra persona, sino que prefieren criticar a unos y otros sin sujecin alguna y no poseen ningn freno interior que detenga esta crtica mecnica provocada por la ausencia de todo discernimiento de s y por sus patentes groseras, faltas y torpezas. De resultas de ello no slo las personas no se ayudan unas a otras, sino que el equilibrio normal de las cosas est trastornado, y con ello queremos decir que se forma diariamente una acumulacin de material psquico equivocado o daoso en las relaciones humanas y, de hecho, en la vida de cada persona, que nunca existira si se vieran a s mismas y a los dems simultneamente, y de este modo neutralizaran los efectos de su conducta da tras da. Esta falta de responsabilidad psicolgica, tanto en uno como en los otros, quiz sea una caracterstica especial de los tiempos modernos y es el origen de una parte de la desdicha tan difundida en la poca actual, en que, entre otras cosas, hasta la natural bondad humana est en declinacin, de lo cual resulta una dureza que es uno de los ms peligrosos factores para el futuro, y que detiene eficazmente toda posibilidad de un correcto1 desarrollo de la vida emocional. En este Trabajo las personas que tienen posibilidades de desarrollarse emocionalmente, deben reparar en particular en las crticas que hacen a las dems personas, ya sea pensndolas o expresndolas de viva voz, pues este es en ellas un perpetuo factor equivocado, que produce continuamente un material psquico equivocado y se refleja genuinamente en todo lo que estn haciendo. En muchos casos, la razn fundamental de todo esto es la estupidez, la torpeza y la ignorancia, pero existen muchas causas, tal como un desacostumbrado grado de vanidad, de auto-satisfaccin, de sentir que se tiene razn, de auto-merecimiento, de sentimientos de virtud y superioridad, y otros factores de esta clase, que desde luego cierran el camino a cualquier cambio interior de s. Aqu menciono particularmente en lo tocante al sentimiento mecnico del mrito y de la excelencia de s a aquell...</p></li></ul>